Iglesia de Santa María

Plaza del Marqués de las Torres

Máximo exponente de la arquitectura religiosa carmonense.
Levantada sobre el solar de la antigua mezquita mayor, de la que se conserva todavía el patio de las abluciones.
La verdadera importancia de este conjunto arquitectónico radica en el templo cristiano, concebido según la estética tardogótica andaluza.
El templo presenta planta de salón, con tres naves y capillas situadas entre los contrafuertes laterales.
La construcción se realizó en dos fases durante los siglos XV y XVI. En la primera se realizó hasta el coro y, en la segunda, desempeñó un papel importante Diego de Riaño.
Del periodo barroco se conservan la Puerta del Sol y la capilla Sacramental.
Las obras de la torre se iniciaron en el S. XVI y concluyeron en el S. XIX. El capitel y el reloj se deben a una donación de Carlota Quintanilla.

Calendario litúrgico visigótico grabado en uno de los fustes de las columnas del patio.
El retablo mayor, realizado en 1563 por Juan Bautista Vázquez, presenta relieves alusivos a la vida de Jesús, intercalados con escenas marianas.
La sacristía mayor no sólo es interesante por su arquitectura sino también por el tesoro artístico que encierra.
Entre las piezas de orfebrería, destaca la custodia procesional, realizada por Francisco Alfaro entre 1579 y 1584.
Talla románica de la Virgen de Gracia, patrona de la ciudad.
En la antesacristía hay una Inmaculada tallada por Pedro Duque Cornejo en 1724.
La bóveda estrellada del cimborrio, situado en el cuarto tramo de la nave central y además la Capilla del Cristo de Los Martirios de estilo flamenco.
Se ha abierto al público una exposición con las piezas de orfebrería, ornamentos y pinturas de Zurbarán y Bocanegra.

Contacto

Not readable? Change text. captcha txt
0